Echa una mano a los empleados: Guía de guantes de seguridad

¿Sabes qué tipo de lesión provocó casi 43% de las lesiones que causan días de baja laboral ¿en 2018?

Son las lesiones en manos y dedos. Sí, los cortes, las quemaduras y las enfermedades de la piel en las manos de los trabajadores envían más de un millón de personas a la sala de urgencias cada año. Y según la OSHA, el 70,9% de esas lesiones eran evitables mediante intervenciones sencillas, como guantes de seguridad y otros EPI para las manos.

¿Cómo elegir entre los miles de guantes de seguridad que hay en el mercado? No hace falta lanzar un dardo al catálogo de EPI y esperar lo mejor.

Utiliza esta guía para refrescar rápidamente las normas de protección de manos de la OSHA, una introducción a la elección de guantes y los mejores consejos de Safesite para aprovechar al máximo tu presupuesto para EPI.

Entender las normas de protección de manos de la OSHA

OSHA CFR 1910.138 es la norma que regula la protección de las manos. Establece que los empresarios deben exigir a los empleados que lleven protección para las manos cuando se expongan a peligros.

Algunos de estos peligros comunes para las manos son 

  • Absorción por la piel de sustancias nocivas que provocan efectos sistemáticos como daños en los órganos o cáncer
  • Cortes o laceraciones graves por equipos de corte, herramientas manuales, cristales rotos o bordes afilados
  • Abrasiones severas de lijadoras, cintas, ejes giratorios o superficies rugosas
  • Pinchazos con herramientas, astillas de madera y metal, o equipos médicos o de laboratorio
  • Quemaduras químicas por ácidos, cáusticos y otras sustancias potentes
  • Quemaduras térmicas por soldadura, corte y otros trabajos en caliente 
  • Quemaduras térmicas por trabajar cerca de equipos de vapor, equipos de cocina u hornos
  • Temperaturas extremas perjudiciales que provocan congelación o quemaduras
  • Enfermedades de la piel
  • Lesiones en la línea de fuego
  • Estrés por uso repetitivo

La segunda parte de la norma 1910.138 establece los requisitos para elegir la protección de las manos. Los empresarios deben elegir los EPI en función de: 

Determinación de los riesgos laborales

Según la OSHA, 70% de los trabajadores no llevan protección para las manos. Incluso cuando lo hacen, 30% de los trabajadores fichar con un par de guantes que no se ajustan a la tarea.

A JAI proporciona información útil para guiarte en la búsqueda de riesgos en el lugar de trabajo y en la elección de los guantes de seguridad adecuados. La evaluación describe todos los peligros presentes para tus empleados y te da un punto de partida para averiguar qué peligros puedes eliminar por completo y controlar mediante la jerarquía de controles. 

Una vez que te abres paso a través de la jerarquía de controles, puedes utilizar los EPI para mitigar el riesgo restante. También deberías consultar estas fuentes adicionales para ayudarte a averiguar qué riesgos están presentes:

  • Opiniones de los empleados
  • Operaciones no rutinarias
  • Registros de accidentes

Opiniones de los empleados

No hay nada mejor que la experiencia de primera mano y los comentarios de los empleados, especialmente cuando se combinan con las JAI y las evaluaciones de riesgos. 

La recopilación de opiniones es también un buen momento para preguntar sobre las posibles barreras que puedan tener los empleados en relación con los EPI. Por ejemplo, algunos empleados pueden ser alérgicos al látex y no pueden usar guantes de seguridad de látex.

Contar con los requisitos y preferencias de los empleados por adelantado puede ayudar mucho a elegir los guantes adecuados. 

Operaciones no rutinarias

Al planificar el uso de guantes, ten en cuenta las operaciones no rutinarias, como el mantenimiento y la limpieza. Aunque estas actividades no formen parte de los procedimientos estándar del trabajo, pueden suponer riesgos y exponer a los trabajadores a peligros. Por ejemplo, un empleado puede no entrar en contacto con productos químicos durante sus tareas diarias, pero puede interactuar con productos químicos de limpieza fuertes una o dos veces a la semana durante la limpieza.

Registros de accidentes

Examinar los registros de accidentes anteriores puede ser muy útil para descubrir los peligros presentes en el lugar de trabajo y los puntos débiles del programa de seguridad.

En particular, debes buscar las lesiones en las manos y los dedos que se produjeron pero que no se incluyeron necesariamente en el registro OSHA 300. Estas lesiones a veces son casualidades, pero también pueden ser un síntoma de un problema más amplio o de un incidente más grave a punto de ocurrir.

Revisa periódicamente los registros de accidentes para buscar posibles mejoras.

Elegir el guante de seguridad adecuado

Una vez que comprendas las directrices que rigen la protección de las manos y descubras los peligros que presentan tus trabajadores, podrás iniciar el proceso de selección del EPI adecuado. 

Los guantes de seguridad son el EPI más común para los riesgos de las manos y se presentan en un gran número de estilos, tipos y variedades. Otros tipos de EPI para manos y brazos son los protectores de dedos y los cubrebrazos.

Todo lo que tienes que hacer es combinar los peligros y las necesidades de seguridad con los guantes que se adaptan a cada empleado y a cada tipo de trabajo que realiza y que requiere un EPI. 

Deberás tomar nota de:

  • Zonas de las manos y los brazos que requieren protección
  • Materiales peligrosos en el medio ambiente 
    • por ejemplo, productos químicos o abrasivos
  • Resistencia experimentada durante el trabajo
  • Naturaleza del contacto del peligro
    • por ejemplo, inmersión total y salpicaduras 
  • Duración del contacto con los peligros
  • Requisitos de agarre para cada tipo de trabajo

Mantener la seguridad del empleado debe ser tu prioridad. Aun así, también debes tener en cuenta la comodidad al elegir guantes con: 

  • Agarre adecuado
  • Transpirabilidad
  • Tamaño y ajuste
  • Costuras cómodas (en el interior frente al exterior)

Comprueba las instrucciones de uso del fabricante para ayudarte a determinar si el guante se ajusta a las necesidades de tu empleado. Todos los guantes de seguridad vienen con instrucciones que te ayudarán a reducir las opciones, pero no tengas miedo de pedir recomendaciones a tu proveedor. 

También querrás examinar detenidamente los niveles de riesgo de cada tipo de guante que estés considerando. Por ejemplo, utilizar un guante de nivel 4 ANSI para un trabajo que sólo requiere un guante de nivel 2 proporcionará una protección adicional, pero ese guante puede no ser el adecuado para el trabajo o los trabajadores. Por ejemplo, un guante con demasiada protección podría restringir el movimiento de sus manos y perjudicar su capacidad para realizar su trabajo. 

Tipos de guantes de seguridad

Utilizando la información y los datos que recojas de las JAI, las opiniones de los empleados y los registros, puedes acotar el tipo de guantes que necesita cada empleado para su trabajo. 

Trabajador con guantes y tirando de una cuerda

Encontrarás cuatro tipos principales de guantes de seguridad

1. Cuero, lona y malla metálica

  • De cuero: Protege contra las chispas, las fuentes de calor moderadas, los golpes, las astillas y los objetos rugosos.
  • Aluminizado: ofrecen una protección reflectante y aislante contra el calor; las plantillas protegen contra el calor y el frío. 
  • Fibra de aramida: Proporcionan al usuario protección contra el calor, el frío, los cortes y las abrasiones; proporcionan protección a largo plazo. 
  • Sintético: protegen contra el calor, el frío, los cortes, las abrasiones y algunos ácidos diluidos. 

2. Tela y tejido recubierto

  • Guantes de tela: proporcionan protección contra la suciedad, las astillas, las rozaduras y las abrasiones, pero no funcionan bien con materiales ásperos, afilados o pesados.
  • Guantes de tejido recubierto: Normalmente, están hechos de algodón con una cara de plástico para proporcionar un mayor agarre y resistencia al deslizamiento en la manipulación de materiales como ladrillos, alambres y recipientes de laboratorio químico. 

3. Resistente a productos químicos y líquidos 

  • Natural/Látex: Son cómodos de llevar y ofrecen resistencia a la tracción, elasticidad, resistencia a la temperatura y resistencia a la abrasión. También protegen contra soluciones acuosas de ácidos, álcalis, sales y cetonas. 
  • Butilo: El caucho sintético protege contra muchos productos químicos, como el combustible para cohetes, los ácidos corrosivos, las bases fuertes, los alcoholes y los ésteres. El butilo también se mantiene flexible a bajas temperaturas y protege contra la oxidación, la corrosión por ozono y la abrasión. 
  • Neopreno: El caucho sintético es bueno para los trabajadores que necesitan flexibilidad y movilidad de los dedos; proporciona una gran resistencia al desgarro y protección contra los fluidos hidráulicos, la gasolina, los alcoholes, los ácidos orgánicos y los álcalis.
  • Nitrilo: Fabricado con un copolímero con protección frente a disolventes clorados, aceites, grasas, ácidos, cáusticos y alcoholes; soporta un uso intensivo y una exposición prolongada. 

Nota: Por lo general, los guantes con material más grueso ofrecen más protección, pero los materiales más gruesos también pueden significar menos agarre y maniobrabilidad. 

4. Goma aislante

  • Fabricados con caucho dieléctrico, son los más utilizados por los trabajadores que trabajan con electricidad, ya que protegen contra los riesgos eléctricos. Los guantes de goma aislantes se clasifican según la clase de tensión y si son resistentes al ozono o no. 

Gestión del uso y mantenimiento de los guantes de seguridad

Una cosa es comprar un lote de guantes y repartirlos a los trabajadores cuando llegan. Gestionar esos guantes es un reto totalmente distinto. Quieres que los empleados lleven los guantes, los usen correctamente y eviten que todo tu inventario se desvanezca en el aire.

Aquí tienes algunos consejos para que tu programa de EPI de seguridad de las manos sea un éxito.

Presupuesto para guantes

Al igual que con otros EPI, deberás incluir una partida en tu presupuesto para los guantes de seguridad.

Cuando se trata de guantes de seguridad, el producto más caro no indica necesariamente la mayor calidad. 

Mientras tus guantes cumplan las normas de la OSHA, elige los guantes que mejor se adapten a tus necesidades y a tu presupuesto, sin optar automáticamente por los más caros. 

Antes de comprometerte y comprar, pide muestras a los fabricantes y haz pruebas de campo para ver qué tipos y marcas funcionarán mejor para las necesidades de tu empresa. Deja que tus empleados los prueben para comprobar la función del trabajo, la comodidad y el ajuste.

Los guantes más caros que compras no son los que tienen la etiqueta de precio más alta. Más bien, los guantes que revientan los presupuestos son los que compras y descubres que tu equipo no los usa.

Formación de los empleados sobre el uso y el mantenimiento adecuados 

No basta con ir a comprar la protección adecuada para las manos; tienes que formar a tus empleados sobre la forma correcta de utilizar el EPI. Una talla única no sirve para todos en ningún sentido. Un guante diseñado para una tarea no funcionará necesariamente para otras. 

La formación debe incluir una instrucción completa sobre:

La formación sobre guantes de seguridad debe incluir también recordatorios para que el empleado lleve guantes todo el tiempo que realice una tarea determinada: ¡nadie empieza el día sin guantes!

Todo el mundo debería recibir formación sobre guantes de seguridad para garantizar que todo el mundo, incluida la dirección, se comprometa con la seguridad y lleve el EPI cuando esté en la obra. 

La formación sobre la inspección de los EPI es otro componente clave de un programa de formación sobre la seguridad de las manos. Antes de ponerse los guantes, cada empleado debe inspeccionar ambos guantes para detectar desgarros, roturas y otros problemas que puedan provocar un fallo. Los directores de seguridad u otros responsables de la seguridad también deben realizar auditorías e inspecciones constantes de los EPI de cada trabajador.

Introducción a las inspecciones de guantes

Cualquier EPI que se encuentre dañado -incluyendo decoloración, rigidez inusual, agujeros, enganches o desgarros- debe ser sustituido inmediatamente. 

Gestión del inventario de guantes de seguridad

Es frustrante dedicar tiempo a encontrar los guantes perfectos que se ajusten a tu presupuesto, sólo para descubrir que falta la mitad de los guantes en unas semanas. Los presupuestos de los EPI no crecen en los árboles.

No puedes evitar que todos los guantes se vayan, pero puedes crear un plan de inventario para gestionar tus EPI y saber cuántos tienes al final del día. Tu plan debe incluir estrategias para almacenar, distribuir y gestionar tus existencias de EPI. 

Si tus empleados utilizan varios tipos de guantes, un inventario en papel o digital con hoja de registro es un buen punto de partida para hacer un seguimiento de los guantes que han utilizado y de los que quedan en stock. 

Cuando tu empresa utiliza un gran número de guantes estándar, las máquinas expendedoras pueden ser útiles para mantenerse organizados y proporcionar a los trabajadores una forma fácil de acceder a los guantes. Combinadas con un software de control de inventarios, las máquinas expendedoras de EPI son también una forma fácil de hacer un seguimiento del inventario. 

Comprueba Guía general de EPI de Safesite para más sugerencias sobre la gestión de los EPI. 

No dejes que las lesiones evitables se vayan de las manos

Los riesgos para las manos y los brazos son responsables de un gran número de lesiones graves y pérdidas de tiempo en el trabajo. No sólo la gran mayoría de las lesiones de manos y dedos son evitables, sino que la OSHA también dice que los empresarios tienen la obligación de proporcionar EPI cuando la evaluación de riesgos lo justifique.

Utilizando las JAI, las opiniones de los empleados y los registros de accidentes, puedes averiguar qué tipos de guantes se adaptan mejor a las necesidades de tus empleados y protegen contra los peligros de cada trabajo. Pero no lo olvides: los EPI para manos y brazos también requieren un plan de gestión que incluya la elaboración de presupuestos, la formación y la gestión del inventario.

Aunque hay miles de opciones, recuerda que el mejor guante de seguridad es el que tus empleados llevan y usan. Así que echa una mano a los empleados y empieza hoy mismo con tu programa de EPI de protección de manos.

Escucha lo último de Safesite
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las últimas actualizaciones.

Equipo Safesite

Por el Equipo Safesite

Somos un grupo de profesionales de la seguridad y la tecnología unidos en nuestro deseo de hacer más seguros todos los lugares de trabajo. Nos mantenemos al tanto de los últimos reglamentos, normas y tendencias del sector en materia de seguridad y escribimos sobre ellos en nuestro blog.

Este artículo cubre:

Copiar al portapapeles
Escucha lo último de Safesite
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las últimas actualizaciones.